Cáncer de Testículo

¿Qué es el cáncer de testículo?

El cáncer que se origina en los testículos se denomina cáncer testicular. Los testículos son parte del sistema reproductor masculino. Se encuentran dentro de una bolsa de piel llamada escroto. Los testículos producen las hormonas masculinas y el esperma, células masculinas necesarias para fertilizar la célula sexual femenina y así comenzar un embarazo.

Hay dos tipos principales de cáncer de testículo:

  • Seminomas: Los seminomas tienden a crecer y a propagarse más lentamente que los no seminomas.
  • No seminomas: Estos tipos de tumores de células germinales usualmente se presentan en hombres que están en los últimos años de la adolescencia y a principios de los 30’s.Los cuatro tipos principales de tumores no seminomas son:
    • Carcinoma embrionario
    • Carcinoma del saco vitelino
    • Coriocarcinoma
    • Teratoma.

    La mayoría de los tumores son una mezcla de diferentes tipos.

Es necesario un análisis al microscopio en el departamento de anatomía patológica para poder discernir el tipo de tumor testicular que el paciente padece.

Prevalencia del cáncer de testículo

La Sociedad Americana Contra El Cáncer para este cáncer calcula que en la próxima década se diagnosticarán alrededor de 8,430 nuevos casos de cáncer de testículo. Sin embargo,
debido a que usualmente el cáncer testicular se puede tratar con éxito, el riesgo de que un hombre muera a causa de este cáncer es muy bajo.

Factores de Riesgo

Los científicos han descubierto pocos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que alguien padezca cáncer de testículo. Hasta la fecha, se consideran factores de riesgo: antecedentes de un testículo no descendido, antecedentes familiares de cáncer testicular, haber tenido cáncer de testículo antes y, según algunos trabajos, los jóvenes de una gran estatura.

Diagnóstico

Recomendamos a los varones que visiten a un urólogo inmediatamente si detectan alguna masa o protuberancia en un testículo. Del mismo modo es conveniente el autoexamen semestral por parte de los pacientes jóvenes.

Autoexamen testicular: El mejor momento para hacerse el examen de sus testículos es durante o después de un baño o ducha, cuando la piel del escroto está relajada. Procure mantener su pene apartado durante el examen de cada testículo por separado. Sostenga su testículo entre sus pulgares y los dedos con ambas manos y ruédelo lentamente entre los dedos. Busque y sienta cualquier abultamiento duro o nódulo (masa redonda uniforme) o cualquier cambio en el tamaño, forma o consistencia de los testículos.

Resulta normal que un testículo esté ligeramente más grande que el otro, y que uno cuelgue más abajo que el otro. Además, debe tener en cuenta que por naturaleza, cada testículo tiene un pequeño tubo enrollado (llamado epidídimo) que se puede sentir como una pequeña protuberancia en la parte exterior media o superior del testículo. Al principio, algunos hombres podrían confundir esto con abultamientos anormales. Si le surgen dudas, solicite un control preferente en nuestra consulta.

Insistimos en la conveniencia de una consulta preferente en urología ante la presencia de un “bulto testicular”. En la consulta palparemos los testículos, haremos una ecografía y, si procede, solicitaremos una analítica para conocer los marcadores tumorales.

Pronóstico

Obviamente el pronóstico dependerá del estadio al diagnóstico, pero incluso la detección de un cáncer de testículo avanzado y metastásica es curable.

Decisiones sobre el tratamiento

En los últimos años, ha habido mucho progreso en el tratamiento del cáncer testicular. Los métodos quirúrgicos se han refinado, y los médicos saben más acerca de las mejores formas de usar quimioterapia.

Según el tipo y la etapa o estadio tumoral así como otros factores, las opciones de tratamiento para el cáncer testicular pueden incluir:

  • Seguimiento: una vez extirpado el testículo afecto en sus estadios iniciales es suficiente con un seguimiento programado mediante pruebas de imagen.
  • Cirugía: en otras ocasiones es necesario la ampliación de la cirugía y añadir la exéresis de ganglios retroperitoneales.
  • Quimioterapia (quimio): en algunos tipos tumorales y estadíos es necesario añadir quimioterapia para consolidar o alcanzar la curación.

En algunos casos, se puede emplear más de un tipo de tratamiento.

En el tratamiento de su cáncer de próstata, urosalud apuesta por un manejo personalizado pero multidisciplinar. Van a participar, urólogos, radiólogos, patólogos y oncólogos subespeciaizados en tumores genitourinarios y se le van a ofrecer la mejor de las alternativas disponibles para resolver su enfermedad

Pide Cita Ahora Mismo

En cuanto la hayamos recibido te enviaremos un correo de confirmación de cita.

¿Sobre qué area desea la consulta?